El polémico chalet es un prostíbulo clandestino abierto las 24 horas con chicas asiáticas a las que van cambiando y hombres que entran y salen continuamente. Sospechan que detrás hay una mafia de chinos y que tienen a las chicas obligadas.

"He llegado a ver como un chino arrastraba a una chinita de los pelos por toda la calle hasta meterla dentro y gritando la chica", comenta una vecina. Los anuncios de este chalet están colgados en internet a la vista de cualquiera.