Un hombre ha muerto apuñalado en el barrio barcelonés de El Raval tras una pelea en una cafetería. Familias y menores de edad presenciaron los hechos. Dos hombres de origen magrebí se tomaban un café, empezaron a discutir y luego uno de ellos sacó un cuchillo con el que apuñaló a su víctima. Los mossos tienen identificado al homicida pero aún no lo tienen localizado.

Este es solo uno de los incidentes violentos que se viven a diario en este barrio de Barcelona. Los vecinos están desesperados ya que ven ante sus ojos cómo día a día el barrio se vuelve más conflictivo y peligroso. Proliferan las reyertas callejeras y los narcopisos. Iván, de la Asociación de Vecinos del barrio, lamenta que apenas hay presencia policial y añade que este problema afecta a otros barrios de la ciudad.

Los habitantes de este barrio han declarado la guerra a los narcopisos y han decidido señalarlos para que todo el mundo sepa dónde están ubicados. Además, se enfrentan diariamente a robos, peleas, prostitución y drogas. "Los vecinos no tenemos espacios públicos para nosotros, los espacios están copados por gente que se va a pinchar y prostituirse. Incluso hasta los niños ven pincharse a gente a diario", lamenta.