Una mujer alquila el piso a su hermana, que durante más de un año no realiza ninguno de los pagos correspondientes, acumulando una deuda de más de 3.000 euros. No solo con eso, en los últimos momentos antes de irse decide destrozar la casa por completo y quemar los muebles.

La reacción de la dueña, fue de incomprensibilidad absoluta al encontrarse con tal panorama. Abatida, ha contado al programa de 'Espejo Público' cómo se han ido produciendo los hechos de este caso, y ha asegurado: "La relación con mi hermana era muy buena hasta que empezaron los impagos y los problemas".

"Mi hermana tiene muchas niñas pero yo tengo 3 hijos y mi familia come de lo que podemos sacar del piso", ha explicado.