Publicidad

Hijos okupa

Pepi, una madre que se ha quedado sin casa porque sus propios hijos la han okupado

En Espejo Público habíamos contado muchos casos de okupas, pero nunca uno igual al caso de Pepi, una madre que está sin casa en este momento porque dos de sus hijos la han okupado. En Espejo Público hemos podido hablar con una de sus hijas y con ella para que nos contaran todos los detalles.

Pepi, una mujer de 74 años, ha tenido que denunciar a sus propios hijos por 'okupas', puesto que la han echado de su propia casa. Pepi tiene cinco hijos y dos de ellos aprovecharon hace un año el momento en el que estaba ingresada en el hospital para entrar en su casa y cambiar la cerradura.

Desde ese momento no ha podido volver a entrar en su casa ni tampoco recuperar todas sus pertenencias. Carmen, una de sus hijas, comenta: "Está siendo muy doloroso, es imposible, no nos contestan a nada".

Explican que han pasado por muchos intentos de conciliación, pero sin resultado. Finalmente les han denunciado pero Pepi se queja de que mientras espera a que los jueces tomen una decisión, nadie garantiza sus derechos fundamentales. ¿Cómo puede ser que mientras sucede el juicio quienes okupan la casa estén más protegidos que la persona a la que han dejado en la calle?, se pregunta.

En este momento, Pepi está en una residencia subvencionada mientras no le devuelvan su casa. Carmen señalaba: "Hace diez años mi hermana Pilar, que está ahora okupando la casa de mi madre, la estafó y casi la desahucian, a partir de ahí desapareció de nuestras vidas".

Finalmente, Carmen aseguraba que han iniciado un proceso legal por la vía penal contra sus dos hermanos porque no solo han okupado la casa sino que hubo enfrentamientos en alguna ocasión y además se llevaron a su madre en contra de su voluntad, pero, según nos dice, el proceso puede durar de dos a tres años.

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.

Publicidad

gghghgh

El psiquiatra José Carlos Fuertes analiza el perfil psicológico de asesinos como el de la masacre de la escuela de Texas

Con el crimen atroz de al menos 19 niños y dos de sus maestras en una escuela de primara en Texas (EEUU) se reabren dos debates. El de los riesgos de permitir el acceso a las armas en EEUU y el de la enfermedad mental que puede llevar a sufrir al sujeto un trastorno que culmine con una masacre de estas características.