Una jueza de Vielha (Lérida) insta a María a entregar a su padre a su hija de 7 años. La mujer se niega a hacer la entrega y se ha atrincherado en la embajada de Uruguay en Barcelona.

Madre e hija llevan desde el viernes encerradas en la cuarta planta de la avenida de la Diagonal, cuyo máximo responsable, Juan Pablo Tagliafico, defiende la inviolabilidad de sus dependencias y subraya que entre sus competencias no figura ejecutar sentencias de países que no sean el suyo.

Los abogados de la mujer solicitan que se suspenda la entrega al progenitor. Alegan que la niña lleva 3 años sin ver a su padre y será un proceso 'traumático'.

Seis agentes de los Mossos d´Esquadra continúan apostados en el rellano del consulado para evitar que la mujer se salte la orden de la jueza de Vielha que ha sentenciado que la custodia de la menor debe recaer en el padre.