Explica que la altura a la que se encuentra Julen equivale a la de un edificio de 30 plantas. Señala que el despliegue de medios de los efectivos que trabajan a contrarreloj es impresionante. "Hay una orografía complicadísima, las pendientes son enormes y hay poco espacio de movimiento", explica.

Ha confirmado que ya se ha 'encamisado' el pozo por el que cayó Julen y ya se ha construido el túnel paralelo para acceder al niño. Este segundo túnel cuenta con 50 metros y a partir de ahí los trabajos tendrán que hacerse de manera manual.

"Los mineros tienen que ir escavando una pequeña parte de terreno e ir apuntalándolo con maderas", destaca.