Turismo energético

Turistas de todo el mundo eligen Benidorm como domicilio de invierno para ahorrar en calefacción

Buen tiempo y precios bajos. La localidad alicantina se convierte en uno de los destinos preferidos por los "turistas energéticos" y los "nómadas digitales".

Publicidad

Carolina y Natalia sólo necesitan un teléfono móvil para realizar su trabajo. Con una buena red de wifi les basta para enviar sus contenidos de márquetin digital a su empresa en Argentina, y ésta ha accedido a pagarles un piso en Benidorm para que desarrollen desde aquí su labor. Por 500 euros al mes disfrutan de un piso en la planta 20 de un rascacielos con vistas al mar. La luz, el gas y la conexión de internet están incluidos. Aseguran que su edificio es una “Torre de Babel” pues como ellas, "nómadas digitales", hay vecinos brasileños, colombianos o paraguayos en el inmueble. Es el fenómeno del turismo atípico, aquel que se produce fuera de temporada alta y con fines laborales o económicos.

Nathalie gestiona desde su agencia inmobiliaria más de 300 apartamentos turísticos en Benidorm, y casi no le queda ninguno disponible. Asegura que estas estancias de largo plazo están aumentando desde que los precios de la energía empezaron a dispararse. Se trata de los “turistas energéticos”.

“Por lo que pagan en sus países sólo por la luz y el gas, aquí tienen un piso con todo incluido”.

Es el caso de Cor y Gerda. Han abandonado por tres meses su casa en los Países bajos, donde ahora rozan los -10 grados. Ya conocían Benidorm, pero nunca habían pasado más de dos semanas aquí. Este año disfrutarán 3 meses de la localidad alicantina porque “los costes de la electricidad son muy altos allí”. Aquí han conseguido un piso junto al mar con tres habitaciones, garaje y todos los gastos incluidos por 900.

Basta recorrer los bares a la hora del aperitivo para encontrar grupos de españoles jubilados procedentes de las zonas más frías del país. Una cuadrilla de gallegos, asturianos y navarros canta en una taberna al son de una guitarra. No lo ocultan: “Benidorm es el Caribe español. Si haces cuentas, ahorras en calefacción. Y vas todos los días en camiseta y bermudas”.

“En mi pueblo hace mucho frío y se me va la pensión en pagar la calefacción”. Carmen, aragonesa, ha cambiado el Cierzo por la brisa mediterránea. “Me quedo aquí hasta mayo”, asegura, contenta con su alquiler por 500 al mes. Todo incluido.

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

Publicidad