La familia de las víctimas del tiroteo mortal en Aranjuez (Madrid) ha jurado venganza. 'Juanín', el detenido por el tiroteo, ha contado a la policía que su intención era matar a su exmujer, a la madre de sus cinco hijos.

Sin embargo, como la que fuera su esposa no apareció, disparó y mató a su cuñada, Lissete. Hirió gravemente a otra cuñada, Montse y a su suegra, Consuelo. Tres víctimas que han llevado a esta familia a jurar venganza. Los efectivos policiales redoblan la vigilancia para evitar cualquier tipo de incidente violento.

Los vecinos tienen miedo. Aseguran que eran conocidos los conflictos entre el matrimonio. Una vecina de la pareja señala que la mujer se quiso separar porque él no la trataba bien y el exmarido al enterarse de que ella había rehecho su vida montó en cólera.

El detenido tenía una orden de detención por tráfico de drogas y disparó a las víctimas hasta 10 veces.