La sesión del juicio prevista para este miércoles, en que debía declarar la víctima y testigos clave del caso, se ha acabado suspendiendo por una cuestión personal que afectaba a uno de los letrados de la defensa, por lo que esas declaraciones se han aplazado al próximo lunes.

No obstante, se han vivido momentos de tensión a las puertas del edificio judicial, donde familiares de la menor y grupos feministas han increpado a los procesados, que están en libertad provisional.

Cuando los siete acusados salían del Palacio de Justicia, una vez suspendida la vista, un tío de la menor, que llevaba una pequeña pancarta con el lema "No es abuso, es violación", ha tratado de embestirles, lo que ha obligado a intervenir a varios mossos d'esquadra para contenerlo mientras los procesados abandonaban el lugar.

Los seis presuntos autores de la violación múltiple -y un séptimo que está acusado de masturbarse mientras la presenciaba- han salido de las dependencias judiciales entre sus abogados, con los rostros cubiertos con chaquetas, pañuelos y otras prendas de ropa, para evitar que los captaran las numerosas cámaras agolpadas a las puertas de la Audiencia de Barcelona.