Los tubos creados para revestir el pozo por el que se introducirán los mineros que rescatarán a Julen no encajan con el diámetro. Este nuevo contratiempo está retrasando los trabajos de rescate de Julen, que cayó al pozo el pasado domingo 13 de enero.

Los tubos creados 'ad hoc' para revestir el tubo son necesarios para que los mineros desciendan con seguridad a lo largo de la galería vertical. El motivo de que los tubos no encajen es de la propia maquinaria y la profundidad a la que se excava.

Las perforadoras con las que trabajan se utilizan habitualmente para hacer pilares que no tienen más de 15 metros de profundidad por lo que ha habido una desviación de la trayectoria y no encajan los cilindros que han sido fabricados específicamente para este rescate en una empresa de Murcia.