Pensó que lo peor que le podía pasar ese día era perder las llaves pero esa era solo el comienzo de su pesadilla. A este vecino de A Coruña se le cayeron las llaves en un contenedor de basura llena de restos orgánicos.

En el intento de recuperarlas cayó por el agujero, recuperó las llaves pero ahora el problema era otro: No podía salir del contenedor. Fueron los vecinos quienes escucharon los gritos de auxilio. El hombre estaba atrapado y no podía salir por el agujero de tan solo 30 centímetros de diámetro.

Ante la dificultad para sacarle finalmente los vecinos alertaron al 112, los Bomberos y Policía Local. Finalmente se le embadurnó en aceite para poder proceder a su rescate.