El tobogán de Estepona ha unido a los vecinos pero en una crítica común: su peligrosidad. Son muchos los usuarios del mismo que han sufrido algún tipo de lesión o quemadura tras probarlo.

Jonatan Oliva, reportero de Antena 3, fue uno de los intrépidos usuarios que se deslizó por el mismo. Después de lanzarse por el tobogán sufrió una rotura en el pantalón y terminó algo dolorido. Señala que el tobogán es peligroso por las quemaduras que ocasiona después de que la luz solar se refleje en él. "Lo peor es cómo quema en horas centrales del día, no hay posibilidades de frenada intentas e intentas pararte con lo que puedas", destaca.

Finalmente el tobogán urbano ha sido clausurado de forma preventiva por el consistorio y han instalado unas normas de uso que indican que el usuario no debe tumbarse, sino bajar sentado.