En la casa de Aitor se encontraban restos biológicos y fregonas empapadas en sangre de Janet. Lo que buscan los agentes este lunes es ver si se corresponden las pruebas halladas en la casa y en el cuerpo de Janet.

El cuerpo de la víctima se encontró envuelto en plástico y en una cortina de baño. Esos dos elementos se buscan ahora en la casa del principal sospechoso del crimen para afianzar la acusación particular y de Fiscalía.

Ocho días después del asesinato los Mossos vieron como Aitor y su amigo Cristian tiraban enseres personales a un contenedor de basura . De ahí los agentes reuperaron 3 fregonas donde había sangre de Janet. Asimismo, tal y como apunta Luis Rendueles, hay un testimonio de una persona que dice que el asesino estuvo en la noche anterior en casa de Janet.

Lo que no se ha podido localizar es el teléfono móvil de la víctima, que no se descarta que pueda ser localizado en este segundo registro.