La caída de Facebook, con sus redes sociales Whatsapp e Instagram, durante este miércoles, ha provocado graves dudas sobre el espionaje que podemos sufrir a través de cada publicación o mensaje enviado.

Somos una generación dependiente del teléfono móvil y estar conectado resulta indispensable en nuestro día a día. El motivo de la caída fue una actualización mundial del sistema para tener los contenidos duplicados y modificar la forma de interpretar las imágenes y vídeos con el fin de poder disponer de mayor cantidad de información.

De esta forma, los datos que compartimos pasan a manos de Facebook y el resto de redes sociales de las que dispongamos, lo que resulta de verdadero valor pues para estas empresas les facilitamos nuestros gustos, preferencias o incluso a donde vamos a ir en cuanto salgamos de trabajar.

Pero... ¿qué es lo que podemos hacer para evitar este espionaje? La única solución es estar atentos a las notificaciones que nos envían, a las políticas de pivacidad o a las opciones que nos presentan en el apartado de ajustes de privacidad de nuestros perfiles.