La muerte de los cuatro jóvenes en accidente de tráfico naturales de la localidad salmantina de Alba de Tormes ha conmocionado a la localidad. Las víctimas, de entre 17 y 20 años, regresaban de las fiestas de un pueblo. El vehículo, en el que viajaban seis personas, perdió el control pocos metros antes de llegar a su destino.

Hay además dos heridos graves, el conductor de 29 años y el copiloto de 25. Del primero se ha sabido que acababa de recuperar el carné de conducir ya que la Guardia Civil se lo retiró por consumo de drogas hace justo un año. Se le investiga ahora por 4 delitos de homicidio imprudente. Cuatro muertes que han sido un duro golpe para el pueblo.

Al conductor del vehículo se le practicarán todas las pruebas de alcohol y drogas. Fuentes de la investigación han advertido que este caso conllevará "un proceso complicado y exhaustivo para dirimir responsabilidades".

La pequeña localidad salmantina se encuentra desolada. Varios psicólogos han acudido a la zona para ayudar a los afectados. Según los expertos, la muerte de cuatro personan tan jóvenes de un mismo pueblo supone "una brecha generacional" importante para los habitantes de Alba de Tormes.