Los padres de la niña de 7 años sospecharon que algo no iba bien en el centro cuando la pequeña comenzó a tener crisis nerviosas muy repetidas. La menor asistía al Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Cervantes de Dos Hermanas. Según su diagnóstico padece un Trastorno Generalizado del Desarrollo con Trastorno del Espectro Autista (TEA), Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) y epilepsia.

Los progenitores pensaban que algo relacionado con su jornada escolar le angustiaba. Decidieron introducir una grabadora en la mochila de su hija para averiguar el foco del problema. En las escuchas quedaba patente a las humillaciones e insultos a los que sometían a la joven. La llegaban a comparar con 'el violador de las Ramblas' y le gritaban que tenía "el cerebro cascado".

Antonio Guerrero es el presidente de la plataforma 'Atención Temprana'. Ha apoyado legalmente a esta familia desde que descubrieron los maltratos. La familia de la pequeña ha presentado una querella contra cuatro profesores del centro. Gerrero considera que uno de los grandes problemas para llegar a esto está en la formación de los docentes.. "Algunos tienen falta de formación", señala.