El Inspector Jefe Pedro Agudo relata que llevaban 3 meses trabajando en esta operación. La principal dificultad era el cambio de domicilio y el absentismo escolar del niño.

Los agentes descubrieron la finca en la que estaban. Chequearon las cámaras de seguridad cercanas para intentar localizar tanto a las personas como al vehículo. El repostaje de un vehículo hizo que confirmaran la presencia de la familia en la finca, así como uno de los paseos que dieron con los niños.

El operativo decidió finalmente entrar en la finca para liberal al menor, retenido ilegalmente por María Sevilla. Relata cómo la madre le recordó al niño que se llevara la biblia y sus cuadernos de ejercicios cuando se lo llevaba la Policía. Al agente le llamó la atención lo aleccionado que estaba el niño (la madre le había instruido para que declarara que su padre había abusado sexualmente de él). "Es la primera vez que veo una cosa así", declaraba.