Ocurría el pasado martes por la noche en la capital de España. Era una fiesta temática llamada 'Crazy Hospital' y en ella las chicas vestidas de azafatas muy insinuantes iban repartiendo chupitos con jeringuillas. En cambio los azafatos, vestidos de médicos, iban con bata y vaqueros sin enseñar escote o culo. El Consejo general de Enfermería está indignado.

Pilar Fernández, vicepresidenta Consejo General de Enfermería, no acepta que denigren la figura de las enfermeras de esta forma sexista. Cree que estas fiestas "cosifican a la mujer en general y a las enfermeras en particular".