Petróleo y gas

¿Podemos sustituir el petróleo y el gas ruso y qué consecuencias tendría?

La dependencia europea de gas y petróleo ruso es una de los primeros impactos de la guerra entre Rusia y Ucrania. A continuación analizamos si sería posible sustituir este suministro.

Publicidad

La guerra entre Rusia y Ucrania ha puesto en evidencia la dependencia que Europa tiene del gas y del petróleo ruso, por lo que cabe preguntarse si es posible sustituir el oro líquido o el gas que nos llega de Moscú.

La dependencia europea del petróleo no es tan grande como la que tenemos del gas. De todo el gas que consume Europa, entre otras cosas para producir electricidad, el 40% viene de Rusia, datos que caen al 25% en el caso del petróleo.

Desde que comenzó la invasión rusa a Ucrania se calcula que hemos pagado más de 38.000 millones de euros de estas dos energías al Gobierno de Putin, de ahí que se diga que se está financiando la guerra de Putin.

Aunque la situación de España es una excepción y del petróleo que importamos solamente el 3% viene de Rusia, el resto viene mayoritariamente de países de la OPEP como EEUU, México, Kazajistán y Reino Unido. Pero otros países como Alemania o Austria sí son muy dependientes de Rusia y no pueden cortar su suministro con el Kremlin.

El problema inmediato si Europa corta con el petróleo ruso es una mayor inflación en la UE porque el oro líquido es 30 dólares más barato que el de otras. Si dejamos de comprar a Rusia y compramos a otros países, hará que todo se encarezca. ¿Estamos preparados? A juicio de Zelenski, presidente ucraniano, es algo obligatorio.

Dicho esto hay que señalar también la decisión de Argelia que tras el cambio de posición de España sobre el Sáhara Occidental. El año que viene, Italia será su socio preferente, le venderá el triple de gas que a España.

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

Publicidad

gghghgh

El psiquiatra José Carlos Fuertes analiza el perfil psicológico de asesinos como el de la masacre de la escuela de Texas

Con el crimen atroz de al menos 19 niños y dos de sus maestras en una escuela de primara en Texas (EEUU) se reabren dos debates. El de los riesgos de permitir el acceso a las armas en EEUU y el de la enfermedad mental que puede llevar a sufrir al sujeto un trastorno que culmine con una masacre de estas características.