Estrada cree que la casualidad hizo que sucediera el fatal accidente. "José Antonio tenía que jugar contra el Cádiz y no le habían convocado y por eso hizo ese viaje, si le hubieran convocado no hubiera viajado. Ha sido una fatalidad de la vida que deja unos daños colaterales muy duros", lamenta.

Pipi conoce personalmente a Noelia, la viuda del futbolista. Señala que es una mujer marcada por la tragedia. "Hace dos años perdía a su hermano y ahora al amor de su vida", destaca.

Cuenta el periodista que el primo fallecido en el accidente era hasta parecido físicamente a su primo: "Eran uña y carne". "Reyes tenía una calidad humana extraordinaria", destaca Pipi.