Afirma Pilar Eyre que el padre de Francisco Franco era alcohólico y desde pequeño le llamaba "marica y paquita". Cuenta Eyre que tras fallecer su padre, Franco ordenó que encerraran a la "querida" de su progenitor en una habitación junto con la hija que ambos tuvieron en común. No dejó a la mujer que le despidiera y fue él con sus dos hermanos quien veló el cadáver.

Pilar Eyre habló también con el médico que operó a Franco. Le desveló que el dictador tan solo tenía un testículo y sufría fimosis. "Me dijo que lo más probable es que solo hubiera tenido relaciones sexuales para concebir a su hija y que el sexo no le interesaba absolutamente nada porque le resultaba muy doloroso realizarlo".

Franco nunca quiso operarse de fimosis ya que decía que "lo que la naturaleza ha hecho el hombre no puede tocarlo", señala Eyre.