Su hijo se dio cuenta de que había un dispositivo policial de detención en su propio domicilio. Los agentes irrumpieron en la casa y derribaron al matrimonio de ancianos, su hijo y la mujer de este. Uno de los afectados ha contado a 'Espejo Público' el calvario que sufrieron durante una hora

Cuenta que su madre estaba recién operada de una hernia y su padre padece una patología cardiaca, por lo que les pidió a los agentes que no les agredieran. Sin embargo, cuenta que cada vez que le hacían una advertencia a los agentes, estos tomaban más fuerza en sus acciones. "Yo les pedía que por favor no pegasen a mis padres e insistía en que era una equivocación", destaca.

"Los perros se escaparon y uno incluso se orinó de miedo. A mi padre le tiraron al suelo y le pudieron la cara sobre la orina del perro", recuerda. Tras una hora de trato violento los agentes cayeron en la cuenta de que se habían equivocado y la persona a la que buscaban no se encontraba en el domicilio.

El jefe del operativo firmó una nota judicial en la que reconocía el error en la detención. La familia ha sido indemnizada con 1.100 euros por los daños que ocasionaron a la puerta del inmueble. Sin embargo, este vecino de Córdoba reclama que sus familiares sufren graves secuelas psicológicas y a su madre le han vuelto a operar tras las lesiones que sufrió tras la detención errónea.