El hijo menor, de 7 años, logró escapar de la cueva. 'Espejo Público' ha hablado con Annalies, la traductora que atendió al pequeño. Se ofreció a ayudarle porque ella habla alemán y el niño estaba en el cuartel de la Guardia Civil sin poder hablar con nadie. Asegura que cuando comenzó a hablar con el niño ese puso contento de poder expresarse en su idioma. Intentaron buscar la casa de su padre pero no la encontraban, ya que el pequeño acababa de llegar a la isla y no se orientaba.

El pequeño contó que el día del crimen la familia había salido a hacer senderismo a la montaña. "Contó que llevaban bocadillos y todo parecía que iban de buen rollo. El padre le dijo que había escondido regalos de Pascua en una cueva y les engañó", cuenta Annalies.

Al entrar en la cueva el padre comenzó a agredir brutalmente a la madre y después al hijo de 10 años. El niño se dio cuenta de que el siguiente sería él y huyó. "Me dijo: "Prefiero la vida antes que los regalos de Pascua", asegura la mujer.