María Teresa consumió la carne mechada infectada de la empresa 'Magrudis' a últimos de junio y el 29 de julio comenzó a sentirse mal. Acudió al centro sanitario y la ingresaron a la espera del resultado del cultivo. Al día siguiente, horas después de recibir el tratamiento para la infección, comenzó a sangrar y le confirmaron que el bebé ya no tenía latido. Fue de los primeros casos que se registraron del brote y no se asoció al consumo de carne.

La pareja confiesa emocionada que tenían mucha ilusión con el nacimiento de esta niña. Por el momento tan solo se ha puesto en contacto con ello 'FACUA' y ya han interpuesto acciones judiciales contra la empresa cárnica.