Los padres de la joven de 22 años se encuentran en París para seguir de primera mano las investigaciones sobre su paradero. Según han explicado, es a través del consulado español como se están poniendo en contacto con la Policía francesa.

Piden que se respete la intimidad de su hija y que no se difundan datos ni imágenes tomadas desde sus redes sociales. Solicitan que si alguien tiene alguna información se ponga en contacto con la Guardia Civil o la fundación quién sabe dónde.

Señala que tanto él como su mujer tienen sus energías centradas en encontrar a su hija.

A Natalia se le perdió la pista el pasado 1 de mayo cuando estaba mudándose de su piso de alquiler en París a la casa de una amiga. Las autoridades encontraron su mochila con un ordenador portatil y su teléfono móvil junto a ala universidad en la que cursaba su beca Erasmus.