Paco es un vecino de Orihuela (Alicante) que se siente desamparado por la administración tras las inundaciones que ha sufrido en sus dos casa de Orihuela. Cuantifica en 20.000 euros los daños que le han provocado las riadas en los inmuebles.

Denuncia que los políticos aseguraron que iban a contribuir con las labores de limpieza pero nadie se ha acercado a la zona. "Aquí no viene nadie. Dicen que ha sido una 'peccata minuta' y el agua estaba por encima de las furgonetas. Si te caes ahí, te ahogas, llevaba más agua que el río segura", lamenta este afectado.

El agua con lodo ha llegado al metro y medio dentro de la vivienda. Actualmente los vecinos intentan limpiar la zona y se alimentan a base de bocadillos que les llevan en lancha algunos voluntarios. Paco denuncia que solo les han llevado comida al principio pero que "ahí se acabó la historia".