"Es una pena que en Cataluña haya un Gobierno que este más preocupado de una agenda política muy específica que del funcionamiento de los servicios públicos", manifiesta Pablo Iglesias.

Pone en valor la buena coordinación entre los Mossos d'Esquadra y la Policía y considera que "la realidad positiva" es la condena unánime a cualquier forma de violencia "porque a nadie le ha gustado lo que hemos visto en Barcelona".

Sobre la posible aplicación del Artículo 155 establece que "el ordenamiento jurídico tiene elementos para responder a cualquier situación que se dé, si quemas un coche o un contenedor, si eres detenido serás acusado y probablemente condenado por un tribunal".

Iglesias considera que lo que hay en Cataluña "no es algo que se pueda resolver simplemente usando el código penal. Una parte importante de la sociedad catalana se quiere ir de España y esto es un problema político muy grande". "Habrá que encontrar una solución desde la calma y la mesura, que seguramente no nos guste a nadie porque haya que ceder", destaca.