La pareja de Dana es uno de los principales sospechosos para los investigadores. Sergio fue el encargado de dar la voz de alarma al 112. Su hipótesis es su mujer ha huido a Rumanía agobiada por las deudas económicas que había contraído en su bar y ante el cuidado que requería su bebé.

La hermana de Sergio no le va capaz de cometer un asesinato "bajo ningún concepto". Aunque hay algunos datos que inquietan a los investigadores. Sergio estuvo 36 horas desaparecido después de que su mujer se ausentara.

Sergio le cuenta a Emergencias que Dana se ha esfumado, que le han dejado solo con una niña de siete meses. Tras esta chocante llamada Emergencias remite a Sergio a la Guardia Civil para interponer la denuncia pertinente, la presenta, y es entonces cuando se le pierde la pista a Sergio durante 36 horas.

Durante ese tiempo Sergio es visto por terraplenes de Arenas corriendo con una bolsa de basura en la mano, según varios testigos. Se trata de 36 horas en las que no va a trabajar, no duerme en casa y es imposible localizarle. Esta ausencia, más el dato de que Sergio habría rociado su casa con lejía tras la desaparición de Dana, así como pintado algunas paredes, ha hecho a los agentes tener a Sergio en el punto de mira del caso.