A raíz de la agresión al jefe de Policía Local de Punta Umbría por parte de un vendedor ambulante ilegal que le propinó varias puñaladas, el equipo de 'Espejo Público' ha acudido a la playa donde se dieron los hechos para conocer de primera mano la tensión que existe entre los vendedores ilegales y los que si disponen de licencia.

El periodista del programa asegura que los vendedores legales no quieren hablar porque se sienten amenazados y atemorizados por los vendedores ilegales, que incluso, cuentan con el apoyo de vecinos de la zona. "La gente defendiéndolos: 'no hacen nada malo, no hacen nada malo', pues toma navajazo", apuntaba un vendedor con licencia.

Asimismo, el abogado del agresor ha señalado que su representado "es un señor que se encuentra aquejado de un retraso mental y una sordera severa" y que se siente muy arrepentido de lo ocurrido.

A lo que Serafín Giraldo, inspector de Policía, respondía "permítame que le ponga en duda ese reparar el daño, cuando esa reparación tiene un beneficio, aminorar la pena ¿verdad?".