La noticia de la agresión en grupo a una joven en una nave abandonada de Sabadell le ha dado una luz de esperanza a la madre de Caroline del Valle para encontrar nuevas pistas sobre el paradero de su hija.

La madre sostiene que esta nave donde se perpetraron los abusos a la joven coincide con el lugar donde se vio a su hija por última vez hace casi cuatro años. La madre de la desaparecida asegura que era consciente de que "en aquella época los niños tenían naves abiertas y se refugiaban en ellas". "Quién me dice que no le pudiera pasar lo mismo a mi hija", lamenta.

A través de un criminólogo que trabaja en el caso se ha solicitado a la jueza "que se investigue y se miren bien esas naves".