Sobre las causas del fallecimiento de Blanca Fernández Ochoa señala que habrá que esperar a los resultados de la autopsia para determinar qué le ocurrió a la esquiadora olímpica."No es una muerte violenta voluntaria ni involuntaria, ni accidental. Estoy hablando desde un unto de vista semántico y ahí me voy a quedar", señala Abad.

Relata que fue un guardia civil fuera de servicio acompañado de una perra adiestrada quien encontró el cuerpo. El animal olió el rastro del cuerpo a 200 metros y llevó a su dueño hasta el cuerpo. En la primera vista preliminar del cadáver el guardia civil encuentra objetos que "casi identifican de manera plena a Blanca".

La principal hipótesis de los investigadores es que Fernández Ochoa falleció el 24 de agosto. Debido a las condiciones climatológicas cuando fue hallado el cuerpo presentaba un avanzado estado de descomposición. Como principales elementos de identificación el agente encontró entre sus pertenencias algún objeto personal de tipo alhaja, el ticket de la compra del Hipercor y las llaves del coche de Blanca. Asimismo, había una mochila que contenía embutido y una botella de agua.

Apunta Nacho Abad a que el lugar donde encontraron a Blanca "era una llanura frente a un mirador precioso". "Es un lugar llano en el que no hay posibilidad de caída y está fuera del sendero".

Abad ha desmentido informaciones erróneas que e aportaron durante los últimos días. Blanca no presentaba un golpe profundo en la cabeza, no compró cuerdas y nadie movió su coche del aparcamiento de Cercedilla en el que fue hallado.