La familia de Bernardo le repudia y no cree su nueva versión de los hechos. "Si es culpable que lo pague", es lo que más se repite entre los familiares.

En su nueva versión Bernardo asegura que la tarde del crimen su exnovia Josefa fue a su casa diciéndole que quería practicar sexo con él. Bernardo sale a la calle e indica a Laura dónde pude encontrar un supermercado, en ese momento Josefa les ve, y presa de los celos, se enzarza en una discusión con la joven que termina siendo mortal.