El padre se llevó de excursión a su mujer y sus hijos, todos alemanes, para enseñarles una cueva y allí, supuestamente, los mató. Solo el hijo pequeño, de 5 años, consiguió escapar. Espejo Público ha hablado con la mujer que se encontró con el pequeño Jonás, que llevaba dos horas caminando tras huir de la terrible escena.

Cuenta que iba andando por esas zona de Adeje cuando vio al niño subir. "El niño venía agobiado mirando hacia atrás y asustado", señala. Le preguntaron donde estaban su padre y su madre y decía que no sabía. "Repetía mamá y papá", señala. Ante la dificulta de entenderse con el pequeño, ya que solo hablaba alemán, la mujer pidió ayuda a un amigo alemán para que dialogara con el niño. El pequeño le contó a este hombre que actuó como intérprete que su padre le había pegado a su madre.

Jonas había caminado dos horas desde la cueva donde se produjo la agresión, y en la que posteriormente la Guardia Civil encontró los cadáveres de su madre y su hermano mayor.