Los ladrones han encontrado una nueva técnica para saber cuando deben proceder a los robos, el conocido como método de la silicona. Este consiste en que los asaltantes colocan finos hilos de silicona o plásticos en las puertas.

Si después de un tiempo prudencial los hilos siguen sin romperse significa que la casa está vacía y pueden ejecutar la acción con total libertad. Es entonces cuando introducen una máquina en la cerradura que hace girar el cerrojo y la fuerzan.

Han llegado a robar en el mismo bloque más de 8 viviendas. Los vecinos de Granada son los principales afectados y dicen sentirse indefensos. Un residente del bloque de pisos asaltado explica que ha tenido que volver a ir a la policía porque le habían vuelto a colocar señales en la puerta.

En el caso de que se encuentren estas marcas, se debe llamar de inmediato a la policía.