La joven ha narrado en su declaración que conoció a estos 4 jóvenes en una zona denominada La Seu Colegiata. Desde allí caminó unos 15 minutos con ellos hasta la vivienda okupa donde residían los presuntos agresores.

Ya en el piso los jóvenes continuaron la fiesta bebiendo alcohol y consumiendo sustancias estupefacientes. Fue en ese momento cuando se habría producido el abuso sexual en grupo a la menor.

Poco antes de las 4,00 horas se habría producido la violación. La joven llamó al 112 tras producirse los hechos Aprovechó un descuido de sus agresores. Cogió su teléfono móvil y denunció que había sido víctima de una violación, sin embargo fue descubierta antes de poder dar la dirección de la casa.

Quince minutos después la chica pudo volver a llamar al 112, esta vez desde las piscinas municipales de la localidad ya que logró escapar. Tras ser auxiliada por los Mossos fue trasladada al hospital para someterse a un examen médico.