Isabel sufrió un infarto y está de baja después de que le agredieran ante su negativa a aumentar la dosis de una receta. La facultativa relata que su agresora fue una señora que entró en la consulta receta en mano. Decía provenir del servicio de Urgencias y llevaba una receta que le daba derecho a adquirir el medicamento cada cierto tiempo, sin embargo quería que le aumentaran la dosis.

Ante la negativa de los médicos comenzó a ponerse agresiva. Asegura que empezó a insultarles y a amenazarles. Isabel pulsó el 'botón del pánico' esperando a que el guardia de seguridad acudieran su ayuda. Este no apareció ya que se había ido antes de tiempo.