"Hoy es un día negro para esta ciudad y todo el país. Ha habido un fracaso en la preservación de los derechos fundamentales de las personas", señalaba Marta Madrenas, alcaldesa de Girona. La del ‎PDeCAT‎ considera que se trata de una sentencia "claramente injusta e inmoral que la ciudadanía es muy difícil que acepte".

Considera que el Tribunal Supremo ha ejecutado esta condena por defender una postura ideológica y política. "Se le están concitando los derechos fundamentales a todos. Hay una fractura democrática del Estado democrático en toda España", subraya.

Madrenas ha querido enviar "toda su solidaridad y todo el calor posible a las personas condenadas. A los 9 presos por la crueldad de estos momentos".