Asegura que si volviera atrás volvería a hacer lo mismo aunque reconoce que en aquel momento no calculó todo lo que se le vendría encima. Tras el escándalo en España, Marcos Ariel se trasladó a Inglaterra a empezar una nueva vida. Allí el diario 'The Sun' destapó su historia y le bautizó como 'el doctor muerte'. "Fue muy duro que me bautizaran como doctor muerte", reconoce.

A partir de ahí perdió su trabajo y se vio obligado a empezar de cero. Mantiene que en el caso de Carmen nunca pensó que estuviera haciendo nada malo. "Mi vida se cayó en pedazos en 24 horas y empecé de nuevo a los 50. De cero, en la miseria", recuerda. El facultativo considera que "la eutanasia no es la única muerte digna". "Morir dignamente es hacerlo en base a tus creencias, tus convicciones, lo que has aprendido en la vida", mantiene.

Cree que la eutanasia supone un final de alguien que sufre una enfermedad crónica y dice basta. Actualmente Ariel cuenta su historia en una coproducción teatral de Jordi Evole y Teatro del Barrio dirigido por Víctor Morilla y Alberto San Juan: 'Celebraré mi muerte'.