Su pareja sentimental, fue quién dio la voz de alarma tras comprobar que no había vuelto a casa. Ambos mantienen una relación desde hace años y tienen una hija pequeña de 7 meses, según informa Diario Sur. Cuando acudió a poner la denuncia, advirtió a los agentes que ella había decidido irse del pueblo de manera voluntaria.

Florín hermano de Dana y su cuñada considera que se trata de una desaparición forzosa. El día antes de desaparecer llamó a su domicilio y advirtió que no iba a casa porque tenía asuntos pendientes por resolver. Se cree que al día siguiente de esa llamada fue a casa cogió ropa y dinero en efectivo y desapareció.

Su hermano asegura que desde ese momento tiene sus dos teléfonos móviles apagados. No creen que se fuera de golpe por su propia voluntad dejando a su bebé de 7 meses. Pese a haber intentado salir de España para regresar a su Rumanía natal no le hubiera sido posible ya que carece de papeles en regla.

En un primer momento los agentes sospecharon de su pareja, ya que existía una denuncia de malos tratos que finalmente quedó archivada. La pareja señala que Dana manifestó en varias ocasiones que quería regresar a Rumanía "porque estaba agobiada".