Publicidad

Tarragona

Los vecinos afectados por la explosión de la petroquímica siguen con asistencia psicológica

Espejo Público ha regresado a Tarragona un mes después de la explosión de la petroquímica que costó la vida a tres personas. Entre los vecinos hay indignación porque todo sigue prácticamente igual: las casas afectadas continúan sin repararse, y ellos, con el miedo en el cuerpo, y asistencia psicológica.

Desde uno de los bares de la localidad aseguran que los vecinos permanecen muy preocupados con miedo por lo que vuelva a pasar tras la explosión e incendio en la empresa de tratamiento de óxido de etileno IQOXE en el Polígon Sud de Tarragona, en La Canonja.

Un mes después de la catástrofe, que se saldó con 3 muertos, los edificios más afectados continúa sin repararse y los vecinos se han visto obligados a recurrir a la generosidad de familiares y amigos al quedarse sin casa.

Lo que más ha conmocionado a los afectados han sido las 3 víctimas mortales que dejó la explosión. Un joven del barrio confesaba a Espejo Público que su casa se encontraba a 5 metros de la de uno de los fallecidos y eso le impresionaba mucho.

"Hay muchos vecinos que continúan con asistencia psicológica porque están inseguros", mantiene. "Yo voy al psicólogo con mi madre, en el momento de la explosión estábamos los dos en casa. Ahora cuando escucho a un vecino mover una silla ya tengo ese miedo", reconoce.

Los comerciantes aún no han podido arreglar nada y sus negocios siguen con grietas, las ventanas están rotas y nadie se ha interesado por los desperfectos.