Algunos establecimientos no tienen las garantías necesarias y podemos encontrarnos con alergias, infecciones y acabar con las manos destrozadas. La reportera Sonsoles Martín se ha sometido a una sesión de manicura en un centro de 'low cost' y posteriormente ha acudido a retirar el esmalte en un centro especializado.

Las profesionales encuentran grandes dificultades para retirar el esmalte. Para poder eliminar todo el color las trabajadoras 'pulen' la uña con un pequeño torno eléctrico ya que los productos químicos no consiguen que se desprenda por completo. Esta práctica desgasta la cutícula y erosiona la superficie de la uña.