Publicidad

Instan a Servicios Sociales

Denuncian que su hijo sufre malos tratos en el centro de acogida y piden recuperar la custodia

En 2015 José Luís y María José perdieron la custodia de su hijo Juan Carlos, diagnosticado con autismo, porque según la justicia había cierta incapacidad emocional de los progenitores y persistían ciertas limitaciones de la desatención de las indicaciones y pautas educativas. Ahora estos padres piden la custodia de su hijo y aseguran que en el centro donde se encuentra lo agraden constantemente.

A finales de 2015 José Luís y María José perdieron la custodia de su hijo Juan Carlos diagnosticado con autismo y síndrome de tuareg. La Consejería de servicios sociales de las Islas Baleares consideraban que había buen apoyo familiar, pero con tendencia sobreprotectora por parte de José Luis y María José.

La situación del niño en el colegio cada vez era más complicada y aseguraba que sufría maltrato y acoso por parte de los compañeros. Ante esto, sus padres pusieron varias denuncias y en una de ellas, por presuntos abusos sexuales, consiguieron que su hijo cambiara de centro a una unidad específica educativa, pero también que los servicios sociales les abrieran un expediente.

La situación en el nuevo centro tampoco mejoró y los profesionales de la unidad declararon que había poca colaboración de los padres. Afirmaron que no reunían las condiciones necesarias para el ejercicio de la patria potestad por lo que perdieron la custodia. Desde entonces, Juan Carlos ha pasado por tres centros de menores y en varias ocasiones ha escapado para volver con sus padres.

"Es indudable que en la actualidad persisten ciertas limitaciones de la desatención de las indicaciones y pautas educativas y médicas, así como cierta incapacidad emocional de los progenitores", decía la justicia. Sus padres han estado hoy en Espejo Público y afirman que Juan Carlos está con ellos y se encuentra perfectamente. Han explicado que su hijo está con ellos a raíz de haberle roto el brazo en el centro.

Cuentan que está tomando medicamentos que son para mayores de 18 años que no debería tomar, y lo que piden ahora es recuperar la custodia de su hijo porque consideran que no lo están tratando como deberían. "Ha pasado de ser un niño feliz a ser un niño agredido constantemente", manifiestan los padres.

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.