Publicidad

'Crimen del contenedor'

Los mensajes de la mujer degollada en Alicante: "Tengo los días contados, mi hijo le vio pegarme"

Unos operarios del servicio de recogida de basuras de Moraira (Alicante) descubrieron el cuerpo de Alina al abrir unos contenedores. Se encontraron con que había un edredón con sangre que contenía un cadáver y a partir de ahí localizaron al asesino.

Los operarios de la basura de Moraira descubrieron el horrible crimen de Alina al sacar de un contenedor su cuerpo sin vida envuelto en un edredón. Artur, el que era su pareja la encontró en un pub besándose con otro hombre y reaccionó violentamente. No era la primera vez que lo hacía, según su declaración.

Relata el asesino confeso que fue con Alina a la inmobiliaria en la que trabajaba a meterse cocaína y allí comenzaron una discusión que acabó con el crimen de esta. Artur le asestó repetidas cuchilladas y luego la degolló. Impresiona la frialdad con la que el asesino relata el crimen. Cuenta que después del crimen se fue a un bar "porque tenía la boca seca" y le dieron las 7,00 horas. Fue entonces cuando recordó lo que había hecho y fue a limpiar la escena del crimen.

Alina ya había comunicado a su círculo íntimo que temía por su vida. La noche del crimen le dijo a la camarera del local donde se encontraba que su marido la iba a matar. Espejo Público ha accedido a una conversación de WhatsApp en la que la mujer decía tener los días contados y contaba cómo su hijo había visto un episodio de maltrato.

Puedes volver a ver toda la información sobre esta noticia en Atresplayer.

El menú semanal lleno de energía y sabor recomendado por Karlos Arguiñano

El menú semanal lleno de energía y sabor recomendado por Karlos Arguiñano

Descubre las recetas que te aportarán una semana llena de nutrientes y mucho sabor.

Así se graba Espejo Público en tiempos de coronavirus: Restricciones para todo el equipo

Así se graba Espejo Público en tiempos de coronavirus: Restricciones para todo el equipo

Millones de ciudadanos permanecen confinados en sus viviendas para frenar, entre todos, la expansión del coronavirus que ha provocado una crisis sanitaria sin precedentes en España. Sin embargo, algunos servicios continúan funcionando con las medidas de seguridad que eso conlleva. Es el caso del programa Espejo Público, que ahora más que nunca quiere estar cerca de los espectadores para contarles de primera mano cómo se vive esta difícil situación.