Poco antes de las 10,30 horas el séquito de los Franco llegaba al Valle de los Caídos para entrar en la Basílica donde comenzaría la ceremonia. Uno de los primeros en dejarse ver era el albacea de la estirpe, Luis Felipe Utrera-Molina, que portaba un ramo de rosas rojas.

Luis Alfonso de Borbón, Fransico Franco, el prior del Valle Santiago Cantera y de Carmen Martínez- Bordiu eran algunos de los primeros en encaminarse hacia la basílica. De riguroso luto, con gesto amigable y compartiendo sonrisas, los familiares se presentaban relajados y algunos portando la bandera de España.

Tan solo Merry y José Cristonal Martínez- Bordiu entrarán en la carpa donde se realizará la exhumación de los restos mortales del dictador. La familia acordó que estos dos nietos de Franco fueran los encargados de presenciar este trance. Se da la circunstancia de que Merry era una de las nietas favoritas de Franco. Actualmente vive en Miami lejos de los focos y la exposición mediática.