Señala Roldán que Colau sigue con su cruzada independentista y ejemplo de ello es que "nada más ser investida ha colgado el lazo del separatismo". "Eso era una línea roja y por eso hemos decidido romper la alianza con Valls", explica. Quieren que Ciudadanos tenga voz propia en el Ayuntamiento y pueda constituir un grupo propio con los tres concejales del partido "que van a defender los intereses de todos los catalanes".

El "criterio claro" del partido liderado por Albert Rivera era no dejar el Ayuntamiento ni en manos del señor Maragall ni de Ada Colau. Su formación proponía que el camino que había que explorar era el de "dar apoyo a Collboni como mal menor".

Considera que las elecciones les han dado un resultado "buenísimo". "No hemos parado de creer, hemos duplicado el número de concejales, doblado los diputados autonómicos y multiplicado por cinco los resultados en europeas", manifiesta. Considera que el PSOE ha pactado con algunos de los que dieron un golpe contra la democracia en Cataluña y Ciudadanos ha declinado entrar en esos gobiernos.