'Espejo Público' ha hablado con el hombre que ha destapado el caso de maltrato en la residencia 'Los Nogales' de Madrid. Francisco Polonio detectó que su madre estaba siendo maltratada y decidió denunciar los hechos. No lo tuvo nada fácil ya que en un primer momento la residencia no se hizo responsable de lo que ocurría. Incluso, cuenta, que culpaban a su madre y cerraban filas en torno a sus trabajadores. Ante las trabas para descubrir la verdad ubicó una cámara oculta en la habitación de su madre, allí corroboró las vejaciones a las que estaba siendo sometida su progenitora.

Ana, que ha sido gerocultora en residencias y ha trabajado en ayuda domiciliaria durante 20 años señala que "desgraciadamente esto paso más veces de las que pensamos".Lamenta que muchas veces las residencias quieren recortar gastos y lo hacen reduciendo personal, por lo que los trabajadores tienen largas jornadas laborales que les pasan factura a nivel psicológico.

Explica que cuando se produce un maltrato el asistente suele sufrir el llamado 'síndrome del quemado'. "Ya que este trabajo emocionalmente quema muchísimo. Hay ancianos con el sistema cognitivo destruido y emocionalmente acabas echo polvo", lamenta.