La policía de Málaga ha detenido a un individuo por conducción temeraria, exceso de velocidad y por un delito de odio contra los agentes. Al detenido le da igual un coche que una moto.

Graba y sube a sus redes todas las temeridades que hace en la carretera. En uno de los vídeos llega a dejar el volante para subirse al coche en marcha y 'surfear'. Además de los 19 vídeos en los que se le ve cometiendo delitos contra la seguridad vial, se le imputa también un delito de odio por insultar a los policías.

Los vídeos de sus temeridades viales ern subidos a sus Stories de Instagram "para ganar seguidores".