Una de las trabajadoras de un club de alterne ha contado en el programa de 'Espejo Público' que ella y sus compañeras han denunciado que los agentes de Policía les amenazaron y coaccionaron: "No nos dejaron ni coger el móvil, ni ir al baño".

En todo momento se ha reafirmado en que ella ejerce la prostitución por decisión propia y que proceden al alquiler de las habitaciones para realizar su trabajo. "Yo ejerzo la prostitución por mi cuenta, a mi nadie me obliga a nada", sentenciaba.

En respuesta a las cuestiones que le hacían desde plató, la prostituta ha contestado en un primer momento que solo pagaban por las sábanas del hotel que utilizaban y el precio correspondiente a cada habitación.

Pero tras la consecución de preguntas ha manifestado que el 20% de las ganancias sí que se las hacían llegar al hotel, sumado a lo que pagan por las sábanas, contradiciendo lo que había dicho anteriormente de que no colaboraban con nada con el hotel.

La abogada de dos de las mujeres supuestamente presionadas, presente en el estudio, ha ignorado las palabras que ha dicho su cliente sobre el porcentaje que le hacen llegar al hotel para seguir defendiendo que exclusivamente realizaban el pago del alquiler de la habitación.

Sin embargo, el inspector de Policía Nacional, Serafín Giraldo, ha asegurado que precisamente lo que ha dicho la trabajadora sexual es lo que los agentes buscaban encontrar durante la investigación de delito de prostitución en cubierta.