La Seguridad Social ha iniciado en Cádiz una "cruzada" para acabar con el fraude de los falsos "enfermos". En esta "caza" se ha visto envuelta Juana, que se ha quedado sin paga de invalidez. Trabajaba en Altadis, la antigua tabacalera, el trabajo que realizaba provocó que sus manos y su muñeca se fueran deformando. Esta enfermedad, lejos de mejorar ha ido empeorando y se le han ido sumando otras más.

Tras 16 años cobrando una paga de 1.900 euros por una invalidez del 75%, a esta gaditana de 62 años le han retirado la prestación pese a que su historial médico dice que su salud ha empeorado con el paso del tiempo.

Juana fue a pedir el 100% de la invalidez y en lugar de dárselo le quitaron todo el porcentaje. De cobrar casi dos mil euros ha pasado a recibir una pensión de 400. Esto se debe a que el tribunal de la Seguridad Social dice que la mujer puede trabajar y que no tiene ningún tipo de patología.

Cuándo la mujer recibió la carta en la que le comunicaban que pasaría a cobrar 400 euros se pensaba que era una broma puesto que tiene una enfermedad degenerativa. Juana asegura que su enfermedad ha ido a peor y no entiende este cambio.

Cádiz es la provincia con mayor número de pensiones por invalidez permanente, ocupa el 25% del total de la población española. Debido a este elevado porcentaje la Seguridad Social ha puesto todas las alarmas en la ciudad en búsqueda de "falsos enfermos".