Los estudiantes le instaban a cerrar el centro educativo y a secundar la huelga general promovida por algunos sindicatos independentistas. Ella se negaba a cerrar la universidad y recordaba que no le amparaba la ley para llevar a cabo una supuesta huelga general.

Figueras cuenta a 'Espejo Público' que finalmente "acordaron cerrar la institución para evitar que este nivel de agresividad pudiera llegar a invadir los campus y generar más conflicto que el que ya estamos viendo en los medios".

Insta a los universitarios a que reflexionen "porque necesitamos calma y diálogo de verdad". "Los políticos tendrían que alcanzar un diálogo. Pone de manifiesto que en la discusión "el grado de discusión era tan agresivo que podía haber acabado en un enfrentamiento y más vale ser prudente y ceder para evitar enfrentamientos".

Quiere clarar que no todos los jóvenes actúan y piensan de la misma forma en Cataluña: "Tenemos mucha juventud con otra visión, la Universidad está llena de estudiantes que piensan al contrario", señalaba.